flor_calabaza

Se acaba septiembre

Se van los calores y empiezan a entrar esos días lluviosos que tanto necesita nuestro jardín. Es tiempo de hacer algunas tareas para dejarlo preparado para el otoño.

En esta nueva estación, que en breve estrenaremos, es tiempo de realizar pequeños trabajos para que nuestro jardín luzca bonito en la próxima primavera.

Hemos de desenterrar los bulbos de verano y adaptar los riegos y abonos a la nueva estación, pues el exceso de agua puede derivar en la proliferación de hongos que puede dañar nuestras plantas.

Continua eliminando las ramas y flores secas que dan a nuestro jardín un aspecto descuidado. Si quieres tenerlo florido, es el momento de plantar las especies de flores de invierno. Hay una gran variedad de ellas como pensamientos, caléndulas, alhelí o coles ornamentales que le darán color. Solamente tienes que buscar el mejor lugar para plantarlas.

Si no lo hiciste a finales de verano, también es momento de preparar la tierra para la plantación de especies leñosas como rosales, árboles y arbustos de hoja perenne. De esta manera tendrán tiempo de adaptarse al medio durante estos meses de reposo. Pero tienes que tener cuidado con el exceso de abono y el estiércol que utilizas, porque puede quemar las raíces. Aprovecha para realizar una limpieza de las malas hiervas del alrededor, de esta manera no competirán por los nutrientes. Otra tarea que es conveniente que hagas es el acolchado y el cubrir el suelo con mantillo de las plantas recién plantadas. Es una buena solución para que no sufran con los cambios bruscos de temperatura tan habituales en los meses de otoño e invierno.

Otra tarea es la poda de las ramas secas y enfermas de arbustos, árboles, rosales y setos. Puedes intentar la reproducción por esquejes. Aunque la mejor estación para realizar este trabajo es en primavera. Si proteges bien el injerto, añades hormonas de enraizamiento y vigilas el exceso de humedad (para evitar la proliferación de hongos), es posible tener éxito y que muchos de ellos salgan adelante.

Pero ten en cuenta que la poda más intensiva la realizaremos en los meses de invierno, que es cuando la planta se encuentra en reposo. Aunque para este trabajo te recomendamos que busques algún profesional que entienden de la materia, pues de una poda bien realizada dependerá que den nuestros árboles y plantas florezcan bien y den buenos frutos al año siguiente. Ten presente que lo estamos propinando a nuestras planta son heridas por las que pueden entrar muchas infecciones.  

Por último aprovecha para escarificar y resembrar las calvas del césped, si no lo hiciste y  ya, verás como consigues una bonita pradera.



Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *